Ejemplo de Dilma Rousseff


De grano en grano,
se juntan 30,000 millones.
 
1-La madre de todos los problemas
Hay dos clases de grupos a los que un gobierno no puede controlar: los muy poderosos y los muy numerosos. En el primer caso se encuentran las grandes empresas, consorcios y monopolios; el segundo es ilustrado por las turbas atenazadas por el hambre, o la delincuencia extendida, o las revoluciones. Casi siempre, la Historia nos enseña, el gobierno empieza criando grupos poderosos entre sus amigos, estos grupos acumulan privilegios, ganan más dinero, usualmente al costo de un mayor empobrecimiento de la población, y a veces se crean tales pobreza, hambre, y otras condiciones adversas sobre la población que termina rebelándose, ya sea en forma de delincuencia o en forma de revolución. Así sucedió con la Revolución Francesa, la Revolución Rusa, la Revolución Mexicana, y en menor medida, con todas las guerras de independencia en América.
Por otro lado, parece que la Humanidad no aprende de los errores pasados y con cada generación renueva las tonterías que ya se cometieron en otros tiempos y que probaron ser fuente de problemas. En México ya se nos olvidaron los motivos y las condiciones que originaron las dos grandes guerras que se libraron en nuestra patria, y con diferentes actores, se repiten los mismos errores.
En mi opinión la causa más importante de los problemas que hoy padecemos es la corrupción; no hablo de causas estructurales como puede ser la educación, hablo de causas directas. En esta gran causa incluyo al policía esquinero que pide mordida para no levantar una infracción, al director de una dependencia que recibe un soborno para adelantar un trámite, a una licitación arreglada, al dinero que entregan a un subsecretario para obtener permiso de abrir un casino. También es corrupción bloquear una ley, favorecer un monopolio, informar con anticipación de los terrenos donde se va a construir una vialidad, y miles de ejemplos más, que desgraciadamente nosotros vemos en nuestro país todos los días.
Al amparo de sus relaciones con el gobierno, las empresas crecen, algunas crecen muchísimo y entran a las grandes ligas para poderse convertir en los jugadores más importantes en su área. El ejemplo más claro es el monopolio de TV al que ahora se le está abriendo la puerta a la telefonía. Con preocupación advierto que si Televisa dicta condiciones mediante su influencia en los medios, y me pregunto qué pasará si también llega a crecer en forma semejante en el ramo de la telefonía. Con acciones como ésta, poco a poco, el gobierno va entregando el poder en manos de unos pocos privilegiados, a costa de peores condiciones de vida para la mayoría de los ciudadanos. Siguiendo el camino inverso, pasará lo mismo el día que Slim tenga acceso a la televisión.
Cuando en el gobierno existe este grado de corrupción, automáticamente se convierte el gobierno en ejemplo a seguir para el resto de la población. El Circuito Exterior Mexiquense se parece al Paseo San Marcos en que los dos fueron hechos con bombo y platillo, y ambos son de pésima calidad: los dos tiene más vados y bordos que un camino de terracería, los dos se llenan en temporada de lluvia de charcos que hacen peligrosa la circulación. A los contratistas que los hicieron se les olvidó planchar el piso, por ejemplo. Pero ¿qué incentivo pueden tener estas empresas para hacer las cosas bien y no robar en la calidad, ante los ejemplos que ven? Una conjetura que se nos ocurre a todos es que le bajaron la calidad a las obras porque había necesidad de ponerse a mano con las autoridades.
Otro ejemplo, dentro de la IP, que sigue el ejemplo de esos asaltantes con licencia que son los funcionarios que exigen pago de piso, son los bancos. En mi opinión, es un asalto esa diferencia de 40 puntos entre las tasas pasivas (lo que pagan al inversionista) y las tasas activas (lo que cobran en tarjetas de crédito) que tienen la mayoría de los bancos. Si en EEUU los bancos manejan tasas activas del 6 ó 7%, ¿cómo es posible seguirles el paso en este país con ese costo del dinero? No únicamente fastidian al individuo, sino que encarecen el dinero y hacen más difíciles las actividades económicas en general, lo que fastidia al país.
El efecto que producen en el pueblo los robos que vemos en el gobierno, más los que hacen las empresas en colusión con las autoridades, es simplemente una invitación a robar. El problema para el grueso de la población es que entre los funcionarios y los grandes empresarios ya se acabaron los buenos negocios, como bancos, contratos para construir carreteras y hospitales, etcétera. El resultado es que al pueblo en general le quedan los robos de poca monta, o bien, incorporarse a la delincuencia organizada para no quedarse atrás de funcionarios y banqueros. Y así, poco a poco, enfrentados a condiciones de vida adversa y contemplando el triste ejemplo que dan los de arriba, muchas personas se enlistan en los grupos delictivos. Desgraciadamente esta última alternativa es precisamente la que produce ese sinfín de noticias de asaltos en la carretera, robos al ferrocarril, asesinatos, ajustes de cuentas, etc. Desgraciadamente, entre funcionarios y grandes empresarios ya se acabaron los ilícitos donde uno puede salir impune.
2-Pecados veniales, pecados mortales.
En el último año han aparecido bastantes noticias relacionadas con el mal manejo del dinero por parte de los funcionarios públicos, y unas pocas en donde hay muertos y heridos que pueden relacionarse con funcionarios públicos. No incluyo aquí a los muertos en la lucha armada contra el crimen, sino me estoy refiriendo a casos como el del Casino Royal. Después del problema, por regla general, los casos en donde “nada más” es asunto de dinero se olvidan, y aquellos en donde hubo muertos quedan presentes. Tal parece que los robos no se castigan, nada más los homicidios.
Los dos ejemplos más representativos son el escándalo del endeudamiento enorme, inexplicable, y para colmo con documentos falsos, que adquirió el estado de Coahuila cuando Humberto Moreira fue gobernador. Pero el señor sigue dirigiendo el PRI, los de su partido han cerrado filas en torno a él, Peña Nieto va a todas partes en su compañía. Por el contrario, el escándalo de los muertos en el Casino Royal ya tiene cuando menos dos funcionarios prófugos: Roberto Correa Méndez y Manuel Fierro Evans. Sospechosamente, ambos son funcionarios de segunda y nadie más arriba aparece, como si el subsecretario a cargo y el secretario hubieran estado de viaje cuando se otorgaron las licencias de la discordia.
Las acciones que se dan en algunos estados favorecen esta conjetura de que los funcionarios en México pueden robar, pero no matar. Por ejemplo, la Ley de Fiscalización Superior de Aguascalientes que está propuesta dice que los funcionarios a quienes les revisen las cuentas y les hallen responsabilidades, los van a apercibir (regaño de palabra), amonestar (regaño por escrito), dar multas de 100 a 600 días de SM, y restitución del daño, pero no se incluyen denuncias penales. En otras palabras, si un funcionario tiene la mala suerte de que le caigan en una maroma, le van a jalar las orejas, le pondrán una multa simbólica y tendrá que devolver el dinero, pero por lo que corresponde a esta ley no va a pisar la cárcel. Les recuerdo a nuestros H. y O. (honorables y olvidadizos) Diputados que el robo, en cualquier modalidad, es delito, y que los gobiernos locales deberían hacer más grande esta culpabilidad y no tratar de eliminarla.
Y para bajarles la angustia a los funcionarios que sientan pasos en la azotea, las acciones del Órgano Superior de Fiscalización en Ags. prescriben en un plazo de tres años; esto significa que la actual administración tiene hasta Noviembre de 2013 si quiere revisarles las cuentas a los de la administración anterior, lo que todavía no se ve muy claro.
También en cuestión de dinero, el Estado de Puebla tomó precauciones desde el sexenio anterior para desalentar a los inquisidores aficionados: cualquiera puede pedir información de la cuenta pública, pero le cobran $75 por copia. Fácilmente, un expediente de cualquier obra mediana podría juntar 1000 páginas, y con esto, el costo del acceso a la información vuelve prohibitivo el acceso a la información. Como si en Puebla se tratara de impedir que se supiera lo que el gobierno hace con el dinero de los contribuyentes. Esta ingeniosa iniciativa es del tiempo del Gober Precioso, pero el actual gobernador parece que la consideró como un regalo providencial, y así la ha dejado.
Para fortalecer mi tesis, recordemos que en este momento ha merecido toda la atención el ex comandante Benjamín Andrade, quien fue consignado ya, acusado de complicidad en asesinatos. En cambio, no sé de nadie a quien se le haya ejercido una acción semejante por desvío de recursos, malversación, etc., entre los funcionarios de la administración pasada. Como si en Aguascalientes estuviera funcionando ya el nuevo Hospital Hidalgo, como si el Distrito de Riego 01 no dejara filtrar ni evaporar una sola gota de agua, como si el nuevo sistema del RPP ya estuviera funcionando a las mil maravillas.
3-Vidas Ejemplares
El periódico El Norte tiene publicada una cronología de los escándalos durante la administración de Adalberto Madero, en Monterrey: su secretario de Vialidad renunció en medio de un escándalo de corrupción, la Federación le dijo que devolviera $212 millones que no gastó adecuadamente, pero Madero se niega; las organizaciones patronales denuncian que muchos permisos tienen que sacarse adelante pagando derecho de piso; se hace una estimación de $10.5 millones mensuales en mordidas de tránsito; se aprueba un mes antes de terminar el mandato la regularización de 779 establecimientos para venta de alcohol, muchos de ellos con irregularidades.
¿Y qué pasó con Adalberto Madero? Lo detuvo la PGR, pero por algún problema técnico-legal, el juez le fijó una fianza de $15 mil pesos. Le salió barato al señor Madero, una prueba más de que en México el robo realizado por funcionarios no es delito.
Mencioné arriba el caso Moreira. Este caso es el ejemplo por excelencia de lo que en México entendemos por conducta lícita. Tiene tres ángulos importantes: 1) deja endeudado a su estado por más de $30,000 millones, cuando debía $350 millones al llegar él al poder. 2) le hereda el poder a su hermano. 3) sigue como presidente del PRI.
Es decir, no se trata nada más de averiguar por qué endeudó tanto a Coahuila y qué hizo con el dinero, sino que tenemos un sospechoso caso de nepotismo, y además sigue siendo el priísta número uno. Es como si toda la clase política a la que él pertenece no únicamente lo protegiera contra las acusaciones de corrupción e ineptitud (es el primer caso que yo conozco en donde usan documentos falsos para endrogar a un estado), sino que además le pasaran la estafeta a alguien de la misma familia, y a él mismo lo premiaran solidarizándose con él y manteniéndolo al frente de su partido. Peña Nieto fue a visitar al ex presidente brasileño Lula da Silva, acompañado de Moreira. Con esto nos da a entender Peña Nieto que, si llega a la presidencia, para él es más importante la lealtad partidista que $30,000 millones.
Hace poco iba en coche por la calle Colón, y frente al estacionamiento del Palacio de Gobierno nos detuvo un policía para dejar salir a un funcionario, al que siguieron dos camionetas con policías escoltándolo; recuerdo con tristeza que el ex gobernador don Refugio Esparza Reyes andaba caminando por las calles, sin guaruras. Hace pocos días salió una de las fotografías que mejor representan la situación del país. El gobernador de Nuevo León está de gira, junto a la pared de la derecha están parados una señora y su hijo de unos 5 años. El niño mira hacia arriba, hacia el rostro que no aparece en la foto de un policía; nada más aparecen las piernas del policía, sus botas tipo militar, y sus manos sujetando una ametralladora. Esa arma, a un metro escaso del niño, es el precio que estamos pagando en este país por la inseguridad, que a su vez está facilitada por la descomposición general de las policías, y alentada por la corrupción que todos los ciudadanos hemos visto toda la vida en el gobierno. ¿Con qué cara le pueden decir los gobernadores actuales a un ciudadano que no robe, cuando el ciudadano ve tantos ejemplos de robos relacionados con el gobierno?
4-El ejemplo de Dilma Russeff.
Esta dama tiene en la presidencia de Brasil este año apenas. En estos meses han renunciado seis ministros, todos acusados por escándalos de corrupción. Dilma ha elegido sacrificar a algunos colaboradores, con tal de dar a su país la imagen de que quiere hacer bien las cosas. Ella es una luchadora social y política que conoció la cárcel, y probablemente la tortura, en los años de la dictadura. Sobrevivió y persistió, y hoy nos da ese mensaje a todos los latinoamericanos. Ya se ha hablado mucho del milagro brasileño, y se ha mencionado como una de sus razones, la de fomentar el consumo interno en vez de las exportaciones (al revés de lo que se hace en México). Es probable que con estas acciones, ella dé un paso adelante en la evolución de su país, y consiga disminuir esa lacra que desgraciadamente ha estado presente siempre y en todas partes.
Los argentinos están celebrando en estos días que doce ex militares han sido juzgados y condenados a prisión perpetua. Estas personas fueron acusadas de secuestros, violaciones, asesinatos y tortura en la guerra sucia que se vivió en Argentina durante la dictadura alrededor de 1980. Muchos supervivientes o familiares de las personas desaparecidas entonces esperaron treinta años para ver que se hiciera justicia, y hoy lo están festejando. Probablemente entre ellos está un ex alumno mío de la UAM-Iztapalapa, que era originario de Río de la Plata y me contaba que su madre había muerto en la guerra sucia.
Entre los condenados está Ricardo Cavallo, un nombre famoso en México. Resultó que este señor había conseguido hacer vida de civil, se volvió empresario y puso sus ojos en nuestro país. Lo curioso es que de repente apareció como director del Registro Nacional de Vehículos, una entidad que ya existía en México hacia 1980 (se llamaba Registro Federal de Vehículos) y por alguna razón se consideró innecesaria, probablemente en aquella época ya no había robo de vehículos y las autoridades eliminaron la dependencia. Tiempo después, cuando se dan cuenta que los vehículos son muy robados y están ligados a miles de ilícitos, nuestras autoridades volvieron a pensar el asunto, armaron un gran festín mediático, y pusieron a un antiguo asesino y torturador al frente de esa dependencia. En México no se necesitan cartas de recomendación para tener un empleo, nada más hay que tener las relaciones adecuadas. Todo hubiera seguido bien, si el periódico Reforma no hubiera informado de los antecedentes de este señor. Escándalo público, cae de su puesto, lo aprehenden y lo mandan a España, luego a Argentina, y parece que ahí se va a quedar, en la cárcel, hasta que muera.
¿Qué va a pasar en México? No sé, pero veo dos escenarios. Uno de ellos es que nuestros gobernadores y el presidente se decidan a poner el ejemplo y le corten la cabeza a funcionarios de primer nivel, no nada más a segundones como acaba de suceder en Ags. y en la SG. A la hora que yo vea que corren al Secretario de una dependencia que otorgó un mal contrato, aunque el Secretario no haya sido el culpable directo, entonces empezaré a creer que México puede cambiar. Insisto en que corran al Secretario, y mi razonamiento es bien sencillo: el Secretario responde por los de abajo; entonces, si hay una falta grave en los mandos intermedios o bien el Secretario es corrupto o bien es un inútil. En ambos casos tiene que renunciar. Si desde arriba, desde los más altos niveles, empiezan a rodar cabezas, podremos cambiar. En la medida en que los mandos superiores en el gobierno nos digan con los hechos que sí se castiga robar, dejarán muchos mexicanos de seguir esos malos ejemplos.
El segundo escenario es que le hagamos como los argentinos: la inseguridad y los problemas en México crecen, poco a poco las fuerzas armadas y las policías tienen más poder, y puede llegar una situación en que en nombre del combate al crimen organizado, algunas personas con poder cometan actos semejantes a los de Carvallo en la guerra sucia, y que dentro de treinta años algunos de nosotros o de nuestros hijos festejen que ciertos mexicanos, miembros del gobierno que hicieron cosas peores que robar (el pecado venial de todos los días), como matar, violar y torturar, fueron por fin juzgados y condenados.


Hacer un comentario: