WordPress

1-Qué es WordPress.

En unos pocos años el mundo de la información ha cambiado: libros, periódicos, revistas y tv han sido rebasados por internet, ese gran invento colectivo. El oficio de escribir dejó de ser selectivo y ahora cualquiera puede pergeñar un escrito y publicarlo a los cuatro vientos del www, lo mismo que un estudiante aburrido garabatea en su cuaderno mientras habla el maestro. Hay millones de sitios, para todos los gustos: noticias, chateo, enciclopedias, pornografía, ligar, recetas de cocina, tiendas; entre todos ellos los más abundantes son los blogs, un nombre genérico para referirse a sitios generalmente manejados por una sola persona, en donde va subiendo sus escritos, o reflexiones, su diario personal, la crónica de algún viaje; cada documento subido tiene un nombre establecido, post. Los blogs son muy abundantes porque son fáciles de crear y de mantener, porque el grueso del trabajo es subir frecuentemente algún post, y también porque usualmente son obra de una sola persona y no requieren la coordinación de un trabajo en equipo.

WordPress (WP) surgió como una plataforma para ayudar a la creación y mantenimientos de blogs; posteriormente evolucionó y rebasó ese nicho de mercado: actualmente es posible crear sitios de noticias, blogs, salas de chat, sitios comerciales y hasta hacer e-commerce en un sitio creado con WP, que es la herramienta número uno a nivel mundial para crear sitios: hay más de 60 millones de sitios construidos con WP, y la última versión de su plataforma, 3.8, ha sido bajada de internet más de 9 millones de veces; el éxito se debe a tres factores principales: i) es gratuito, ii) funciona muy bien, iii) es de arquitectura abierta y ha conseguido atraer el interés de miles de desarrolladores. La parte gratis no necesita mucha explicación, las otras dos son un tema interesante que vale la pena investigar un poco para poder entenderlo.

Empezaré con la arquitectura abierta. Esto significa que WP entrega su producto junto con el código fuente, es decir los programas y las herramientas necesarias para construir el sitio. Por comparación, la mayoría de los programas comerciales son de arquitectura cerrada: se entrega el programa para que funcione, pero no se entrega el código fuente, el cliente compra un “ejecutable” pero no tiene manera de modificarlo para que se comporte de manera diferente. Como ejemplo, tenemos el sistema Windows, Microsoft Office, Contpaq, iOS, etc.; en estos casos, todo el trabajo de dar mantenimiento a los sistemas es desarrollado por la misma empresa que los ha creado. WP eligió entregar sistema y código fuente con la esperanza de que esta apertura entusiasmara a otros desarrolladores para que crearan sus propios programas, basados en WP, que sirvieran para mejorar y extender la funcionalidad del producto original; lo consiguió y ahora existen miles de desarrollos en torno a WP, que crean un mercado secundario importante, tanto para que el que busca mejoras al producto como para el que desea crear esas extensiones y conseguir sus propios clientes dentro de ese mercado.

¿Por qué digo que WP “funciona muy bien”? Hay varias razones, y una de las más importantes es que se entrega listo para usarse, y en una mañana de trabajo usted podría tener su propio sitio operando, con unos pocos escritos o fotografías que haya colocado ahí. Crear sistemas de cómputo es un trabajo complicado, lo digo por experiencia, y en general se puede afirmar que cuando el sistema es un producto fácil de usar, esto significa que hay muchísimas horas de trabajo detrás, reuniones y desveladas analizando pros y contras de opciones, depuración y fines de semana encerrados para que el producto funcione y le facilite la vida al usuario. Internet no es la excepción: hacer sistemas para www tiene sus propios retos, que son numerosos.

Excel y Microsoft Word son “fáciles de usar”. Pero consideremos un asunto sencillo, común a los dos: quiero cambiar de tipo de letra, ya no voy a utilizar

Times New Roman

sino quiero

Courier en negrita.

Señalando el bloque de texto a cambiar, en la esquina superior izquierda hay una ventanita que da una lista enorme de tipografías, se elige la deseada y a la derecha se decide el tamaño del texto; se aceptan las opciones buscadas y el texto cambia mágicamente. Pero detrás de estos pasos triviales que cualquiera puede ejecutar existe una cantidad de código fuente y de desvelos por parte de los desarrolladores de Microsoft para poder volver simple para el usuario final la acción de cambiar de tipografía, permitiendo con esta sencillez que el usuario se concentre en el contenido de su escrito y deje a los sufridos programadores el difícil trabajo de hacerle la vida fácil. El antecedente remoto de un cambio de tipografía es el invento de Gutenberg, la imprenta, que consistió en la creación de los tipos móviles: pequeñas piezas que se colocaban juntas en una plancha y tenían grabado en un extremo una letra; cambiar un texto, lo mismo que cambiar la tipografía, se reducía al trabajo de desmontar la plancha e ir colocando las letras de la tipografía adecuada en el lugar adecuado; una vez hecho esto, se ponía el papel encima de una plancha de hierro, se bajaba la plancha con el texto, y se imprimía la hoja. Es laborioso, pero mucho más fácil que crear una plancha con un texto fijo que tendría que ser vuelta a hacer completamente por cualquier cambio, o peor aún, la labor que hacían los monjes en el Medioevo, copiar a mano un libro para reproducir el original.

WP es algo semejante a la imprenta de Gutenberg: se encarga de la tipografía y de todos los detalles relacionados con la presentación, y el usuario queda libre para ocuparse del contenido. Gutenberg dijo a los europeos: “escriban más libros porque ahora es más fácil reproducirlos”. Al existir libros por cientos de cada uno en vez de estar contados con los dedos de una mano, el conocimiento se difundió más rápidamente, y los estudiosos tuvieron más tela de donde cortar para conocer y hacer sus propias creaciones. WP dice al dueño de un sitio: “preocúpate de lo que tienes que escribir o fotografiar, yo te doy la herramienta para que lo subas al internet sin que necesites emplear demasiado tiempo”. WP es fácil de usar porque separa los contenidos y la presentación: el primero es responsabilidad del usuario, lo segundo lo resuelve WP.

En números fríos, le cuento mi experiencia. A mediados de 2010 empecé a escribir artículos, y en enero de 2011 tenía ya unos veinticinco que había publicado en El Heraldo y que yo quería mantener en circulación; le planteé mi inquietud a Rodrigo, quien me sugirió WordPress, bajó del internet la última versión y la instaló. Cuando la tuve en mi computadora no sabía qué hacer, y empecé a vagar por el nuevo programa que tenía frente a mí. Mediante prueba y error, en una media hora descubrí que había básicamente dos lugares para hacer escritos: post y pages. Probé con los dos, hice click en el botón que decía “visit site” y encontré con que ya estaba funcionando mi propio sitio, Mundo Ancho y Ajeno. El tiempo total de esta primera sesión de trabajo fueron unas dos horas, cuando jamás en mi vida había hecho yo otra cosa en internet que consultar sitios, comprar en amazon y escribir cartas, no tenía la más remota idea de lo que podría representar el construir un sitio. WordPress había separado para mí la labor de presentación de la de creación de contenidos, hice lo que sabía hacer, y tenía mi propio sitio funcionando, listo para ser visto en la Antártida, aunque fuera por los pingüinos.

El producto que el usuario tiene en sus manos es WordPress versión 3.8.1, al día de hoy 19.2.2014. Ahí puede usted crear páginas, subir fotografías, establecer ligas a otros sitios, instalar video o música que opere desde el mismo sitio, proporcionar una referencia a youtube para ver un video; a medida que usted vaya haciendo contenidos, irá creando páginas o posts, que serán desplegados en su sitio. WP es algo análogo a una imprenta con enormes facilidades: usted llega y entrega el manuscrito, da instrucciones sobre la presentación, WP lo coloca en el lugar adecuado y el mundo puede ver lo que usted entregó, un minuto después. WP tiene muchas opciones, que pueden ir creciendo a medida que usted se familiariza con él y conoce herramientas desarrolladas por terceros que ofrecen alternativas que no fueron contempladas directamente por WP.

2-Para quiénes es WordPress.

El mercado principal son los blogs, creaciones generalmente individuales en donde se van publicando posts que aparecen ante el público en orden cronológico inverso (lo más reciente primero), como es el caso de los perfiles individuales en Facebook, que son un blog bastante primitivo, pero un blog a fin de cuentas: usted publica que ayer fue a cenar a tal lado, fotografías del lugar, mañana escribe que le fue bien o mal en los exámenes, y lo último que se escribió es lo primero que aparece. Ahora bien, en fb usted tiene que competir con los 100 millones de usuarios que hay y compartir el espacio con los anunciantes a la derecha de la pantalla, y las opciones para variar presentación, colores, orden de las fotografías, etc., son bastante limitadas. Si usted quiere un blog mejor que el que le ofrece fb, también gratis, WordPress es la solución.

WP es una opción ideal para escritores, fotógrafos, pintores, y para artistas o creadores en general. Claro que flickr es una opción para publicar fotos, pero también ahí se comparte el espacio con toda la competencia del mundo y las restricciones en cuanto a presentación las proporciona flickr, no las define usted. También puede publicar sus videos en youtube, con restricciones semejantes. En WordPress usted puede elegir un TEMA, que es el término usado por WP para ofrecer la opción de presentación que usted quiere, y una vez elegido, inmediatamente se puede empezar a llenar de contenido. La competencia de flickr seguirá ahí, pero usted podrá crear un sitio más personalizado.

Los negocios también tienen cabida ahí: restaurantes, cafés, zapaterías, librerías, mueblerías, en general todos los que poseen un catálogo de productos a ofrecer para el público: si se trata de una zapatería pueden crearse CATEGORÍAS (una forma de agrupación) para dama, caballero y niño, y después se crean páginas con las fotografías de cada zapato, sus características y el precio; de esta manera se tendrá lo que se llama una galería. Si usted ya está muy evolucionado, inclusive podrá vender a través de internet, recibir el pedido, enviar la compra y proporcionar el seguimiento para el cliente.

En vez de dar ejemplos concretos de sitios de negocios, prefiero sugerir un lugar en donde hallará muchos de ellos: una buena referencia en nuestro país es http://www.guialis.com.mx/, que ofrece un catálogo de negocios por ramo (hogar, restaurantes, mueblerías, farmacias) y donde puede encontrarse una gran variedad páginas que podrán inspirar a usted ideas, para que atreva a dar el paso siguiente y crear su propio sitio.

WP no es una panacea. Ni la wikipedia, ni youtube, ni Facebook pueden construirse con la herramienta que proporciona, pero estos son ejemplos de desarrollos muy especializados, orientados a un fin particular cada uno; los grandes almacenes virtuales como amazon y barnesandnoble tampoco son candidatos, ni las aerolíneas, ni el sitio de la CIA ni el de yahoo. Pero los creadores individuales y los negocios pequeños o medianos podrán tener su propio sitio, funcionando, con una mañana de trabajo.

3-Dentro de WordPress.

Hay dos caminos para utilizar WP, que dependen de si usted tiene o no un dominio propio en internet (por ejemplo amazon.com, yahoo.com, aguascalientes.gob.mx, o el mío propio jlgs.com.mx). Esto significa que usted: i) tiene que comprar el dominio (algo así como miempresa.com.mx o juancuerdas.com.mx), y ii) tiene que rentar el hospedaje en internet en alguno de las empresas que disponen de cientos de servidores y que ofrecen albergar ahí sitios chicos y grandes. Para atender este sector del mercado, existe wordpress.org, que le proporcionará la herramienta, usted la instalará en su propio sitio y se encargará de mantenimiento y respaldos.

Para aquellos que no tienen un dominio propio (que son la inmensa mayoría de las personas), existe wordpress.com, que le proporciona la herramienta más el hospedaje, todo en forma gratuita. Usted tendrá su propio sitio, personalizado con las opciones que quiera, pero estará radicando en los servidores de WordPress y por lo tanto no tendrá necesidad de gastar.

Ambas opciones son semejantes en cuanto a resultados posibles, al menos en un principio: quiero decir que siendo nuevo en WP, hay suficiente tela de dónde cortar en una opción y en otra. Usted puede empezar probando wordpress.com y más adelante, si el sitio crece y se decide a adquirir dominio y hospedaje, podrá cambiarse a worpress.org, en donde hay más opciones.

El secreto técnico de WordPress es separar la presentación del contenido, como lo mencioné al principio. Ellos proporcionan la herramienta para formatear las páginas en el navegador (Chrome, Explorer, Firefox) y usted proporciona los contenidos, que son almacenados en una base de datos MySQL, una herramienta de desarrollo abierto, muy probada, gratis y que cuenta con millones de instalaciones en todo el mundo. Se aprecia mejor esta división si se tiene una idea de lo que significa contratar a un experto en diseño de páginas para crear un sitio: estas personas han tenido que combinar habilidades de artista, diseñador, y experto en el tema del cliente en cuestión, para poder ofrecer un desarrollo satisfactorio. Una vez entregado el sitio al cliente, cualquier cambio representaba volver a llamar al experto, explicarle lo que se necesitaba y esperar el tiempo necesario para que la musa lo visitara y pudiera solucionar el nuevo requerimiento; todo esto necesitaba tiempo, dinero y paciencia.

Los expertos en diseño de sitios manejan principalmente dos herramientas: PHP y HTML, que son protocolos de comunicación establecidos a nivel mundial que sirven para instruir al navegador sobre la forma en que hay que desplegar en la pantalla un documento. PHP y HTML se parecen (en cuanto al objetivo que se persigue) a las correcciones que hace un editor sobre un manuscrito: hechas con tinta roja necesariamente, con símbolos especiales para poner negritas, separar dos caracteres, insertar punto y aparte o hacer correcciones; estas indicaciones están dirigidas al experto en InDesign o alguna herramienta parecida, lo que se usa para crear el manuscrito final que habrá de presentarse a la imprenta. Puede usted pensar entonces en PHP y HTML como su editor personal, que entregará al navegador su manuscrito con las instrucciones adecuadas para que aparezca como usted lo desea; existe la alternativa de codificar completamente el propio sitio con PHP y HTML, pero esto requiere un conocimiento a fondo de las herramientas, lo que requiere entre seis meses y un año de estudio, siendo optimista. En realidad, es el trabajo de un especialista.

WordPress se encarga de tomar los contenidos de la base de datos en MySQL (que han sido creados por usted) y colocarlos dentro de archivos escritos siguiendo las reglas de PHP y HTML, a fin de que los navegadores sepan lo que hay que mostrar en la pantalla. WordPress puede servir entonces como su desarrollador de internet, gratis. Con la ventaja adicional que puede cambiar completamente el diseño del sitio, cambiando de tema, y que el resultado será visto inmediatamente.

Con el tiempo, uno conoce mejor la herramienta y aprende a sacarle más provecho. Yo empecé utilizando el tema TwentyTen, ignorando que existían otros temas y nada más teniendo una vaga idea de que yo usaba algo que se llamaba así, sin tener mayor noción. Le saqué el provecho posible y empecé a encontrar algunas limitaciones, y ahí descubrí lo que es un TEMA: haciendo una analogía, es algo parecido a un edificio de tres pisos o a una casa o a un departamento, que se lo entregan a usted en obra negra y que usted se encarga de pintarlo, comprarle muebles, instalar un estudio o un refrigerador. TwentyTen es como una casa de tres recámaras; a medida que aumentaba mi catálogo de escritos sentía que ya no cabía ahí, y busqué un pequeño edificio; actualmente utilizo el tema Weaver II, que es bastante más espacioso que el anterior pero que todavía no termino de conocer bien. Ya he hecho algunas mejoras, como el menú lateral que tiene varios componentes, uno de ellos sumamente importante: ahí está el catálogo completo de mis escritos, uno tras otro, a renglón seguido e indentado por categorías; también uso ya una versión nativa para dispositivos móviles. Estudiaré más el tema –por ejemplo, la elección de colores no me satisface- y buscaré la manera de mejorar mi sitio.

Yo lo animo a usted a que experimente con WordPress, el internet no está confinado a las paredes de Facebook. Puede empezar con el sitio hospedado directamente en wordpress.com y más adelante, a medida que conozca la herramienta, aprenderá a utilizarla y podrá decidir si vale la pena un dominio y un hospedaje propios.

No todas las herramientas para WordPress son gratis: hay algunos temas, por ejemplo los llamados Premium, que cuestan unos pocos dólares. Pero para empezar usted no tiene razón de preocuparse, ya que existen cientos de herramientas gratuitas, y llegado el momento de ampliar su sitio usted podrá valorar con más experiencia la conveniencia de adquirir un tema Premium o algún aditamento especial, llamado plug-in en el lenguaje de WP. En unos meses escribiré una continuación de este artículo; ojalá podamos platicar en ese momento como colegas.

PD Agradezco a Rodrigo sus comentarios para mejorar este artículo.