Einstein y la lámpara de bolsillo

Ya he mencionado en este sitio al método Assimil como un buen camino para aprender idiomas por nuestra propia cuenta. No tengo nada en contra de asistir a cursos de inglés o de otro idioma, pero para algunas personas es difícil disponer del tiempo fijado por los horarios de las escuelas. Para esas personas viene bien un curso como el Assimil, que lo puede uno estudiar en tiempos muertos (haciendo antesala, mientras la esposa le prepara el desayuno, mientras espera que le sirvan en el restaurant, cuando viaja en avión o en camión…) que son abundantes en la vida de todos nosotros. Assimil es un método que se ha refinado en el curso de los años, tienen ya más de medio siglo en el mercado, y enseñan el idioma con ingenio, con gracia, y en ocasiones disertando sobre Teoría de la Relatividad. 

¿Para cuáles idiomas hay Assimil? Usted pida: inglés, francés, alemán, italiano, ruso, portugués, latín, hebreo, árabe, esperanto, japonés, chino…

Puede adquirir su Assimil directamente del fabricante: www.assimil.com, o también en www.amazon.com  

El texto que sigue es la lección 3 del Alemán Avanzado.

 

Einstein und die Taschenlampe.  Einstein y la lámpara de bolsillo.
Ein Journalist interviewt Albert Einstein, der 1921 den Nobelpreis für Physik bekam.

„Herr Einstein, über Sie kursieren die tollste Gerüchte, es heißt zum Beispiel Sie hatten in der Schule kläglich versagt, und später nicht einmal Ihre eigene Telefonnummer behalten können.“

„Ich habe mir immer zur Prinzip gemacht, mich nur dort anzustrengen, wo sich löhnt. „

„Nun…, Sie bekam 1921 den Nobelpreis für die berühmte Relativitätstheorie. Vielleicht können Sie für unsere Hören nochmal zusammenfassen –verständlich, bitte- worum ist in diese Theorie eigentlich geht.“

„Also, stellen Sie sich mal vor, Sie sitzen auf einen Kanonkugel, die mit der Geschwindigkeit des Lichtes durch den Weltraum reist. Stellen Sie sich vor, dass Sie dabei eine Taschenlampe in der Hand halten, und vorsichtlich leuchten. Nun?“

„Was nun? Ich verstehe Ihre Frage nicht. Was soll ich denn mit der Taschenlampe, ich brauche doch sicher bei  der Hände,  um mich festzuhalten. „

„Da haben Sie Recht. Aber wie Sie die Lampe halten, ist gleichgültig, meinetwegen mit der Zähnen. Interessant ist doch nur die Frage, was mit dem Licht dieser Lampe passiert. Sie fliegen doch mit Lichtgeschwindigkeit, Sie müssten doch eigentlich die Lichtstrahlen Ihrer eigenen Lampe dauern wie der einholen sogar überholen. „

„Darüber habe ich noch nie nachgedacht. Aber ich wette, meine Taschenlampe strahlen nach vorne und nicht nach hinten.“

„Ganz richtig. Das habe ich unter anderen mit der Relativitätstheorie bewiesen: Geschwindigkeiten,  Zeit und Raummaße sind relative Größen, abhängig von Standortes Beobachters. Und dass Sie das so schnell  gefunden haben, beweist, dass man wirklich nicht zu dem alle klügste in der Schule zu gehören braucht, um die Relativitätstheorie aufzustellen.“

 

Un periodista entrevista a Albert Einstein, quien recibió en 1921 el Premio Nobel de Física.

“Herr Einstein, corren acerca de usted los más curiosos rumores, se dice por ejemplo que usted falló miserablemente en la escuela, y después no podía inclusive recordar su propio número de teléfono.”

“Siempre he tenido el principio, preocuparme únicamente por lo que vale la pena.”

“Bien…, usted recibió en 1921 el Premio Nobel por la famosa Teoría de la Relatividad. Quizá podría usted explicar para nuestros escuchas –en forma comprensible, por favor- qué es lo que hay exactamente en esa teoría.”

“Bien, imagine usted, va sentado en una bala de cañón, que viaja con la velocidad de la luz por el espacio. Imagine usted, que sostiene una lámpara de bolsillo con la mano, y cuidadosamente alumbra con ella. ¿Y bien?”

“¿Y bien qué? No entiendo su pregunta. Qué debo hacer con la lámpara de bolsillo, la tomaré con la mano, para sujetarme a mí mismo.”

“Ahí tiene usted razón. Pero cómo sujete usted la lámpara es indiferente, por lo que a mí respecta, con los dientes. Sin embargo es interesante la pregunta, qué pasa con la luz de esa lámpara. Usted vuela con la velocidad de la luz, usted debe observar los rayos de luz de su lámpara, que lo alcanzan e  inclusive lo rebasan.”

“Nunca había pensado acerca de eso. Pero yo apuesto , los rayos de mi lámpara van hacia adelante y no hacia atrás.”

“Muy correcto. Esto lo he probado entre otras cosas con la Teoría de la Relatividad: velocidad, tiempo y medidas del espacio son medidas relativas, dependientes del lugar del observador. Y puesto que usted lo ha encontrado tan rápidamente, eso prueba que no hay que formar parte de los más inteligentes en la escuela, para poder establecer la Teoría de la Relatividad.”