El arte olvidado de la correspondencia

En la fiesta para recibir el año nuevo 1927 se enteró Marina Tsvetáieva que había muerto Rainer María Rilke; en un sanatorio, sereno y bien cuidado, como debe ser; sin que ella estuviera enterada siquiera de su enfermedad, lo que … Continue reading