Persuadir

Hablando de las dificultades para convencer, y convencer permanentemente a una persona, Han Feizi cuenta la siguiente historia.

Mi Zixia, un hombre joven y hermoso, ganó el favor del rey de Wei. Podía entrar a sus habitaciones, podía interrumpir un Consejo; los demás cortesanos, conociendo la preferencia del rey, preferían dejarle el campo libre y no opinar.

Una noche llegó alguien a palacio a avisar a Mi Zixia que su madre estaba gravemente enferma. Ella vivía en un pueblo retirado de la capital, y para poder llegar rápidamente, falsificó una orden del rey autorizando el uso del carruaje real para ir a visitar a la madre. Mientras estaba con ella, alguien trató de intrigar informando al rey de lo sucedido, pero el soberano nada más comentó:

“¡Qué filial! Por ir a ver a su madre enferma, no le importa correr el riesgo de que sus pies sean amputados.”

Regresó Mi Zixia a la capital, y el Rey lo recibió con amabilidad. Un día paseaban los dos por un huerto, Mi cortó un durazno, empezó a comerlo y encontrándolo dulce y jugoso, lo ofreció al rey, que le contestó:

“Tu afecto por mí es sincero, ya que olvidas tu propio apetito y piensas nada más en mí.”

Mas pasaron los años y los encantos de Mi Zixia se desvanecieron. El rey ya no sentía lo mismo que antes, y buscaba la manera de deshacerse de él.

Los cortesanos, que estaban más pendientes a los caprichos del rey que a los asuntos de Estado, le recordaron el día que tomó el carruaje real sin permiso; alguien más fabricó la acusación de un crimen contra el monarca. Al día siguiente, Mi Zixia fue convocado a la sala de Consejo, y el Rey lo increpó:

“Me dicen mis fieles consejeros que has cometido un crimen. No me cuesta trabajo creerlo, ya que hace tiempo robaste el carruaje real, y cuando paseábamos por aquel huerto nada más me diste la mitad de un durazno. Se te aplicará el castigo que corresponde a tus ofensas.”

A Mi Zixia le cortaron los pies, la pena por haber robado el carruaje, y después lo ejecutaron.

Fuente:

The Difficulties of Persuassion, ensayo contenido en


Han Feizi: basic writings, traducción de Burton Watson.
Columbia University Press, NY 2003


Hacer un comentario: